Más que nunca el uso de las herramientas IoT (Internet of Things) y otras herramientas digitales está siendo utilizado de forma masiva. Estamos en un momento en el que debe estar garantizada la protección de nuestros datos. Además las comunicaciones deben ser seguras, sobretodo en nuestros móviles. En este momento existen herramientas como Enigmedia App para proteger nuestros dispositivos.

El nuevo ecosistema tecnológico expande nuestras interacciones más allá de los medios tradicionales, lo que hace que nuestra información esté más expuesta a los ladrones de información.

La conectividad de los elementos urbanos y cotidianos (smart things) expone los mismos a mayores riesgos, ya que tienes más vectores abiertos. Hace unos meses encontrábamos problemas de seguridad en el hardware Qualcomm de 900 millones de dispositivos Android.

Gracias al big data conocemos el comportamiento de los consumidores, y las empresas estamos acumulando una gran cantidad de datos que tienen que estar muy protegidos. Cada vez que como personas cedemos nuestros datos para un producto o servicio estamos exponiéndolos para su uso. Un uso que podría convertirse en abuso por las propias empresas o por Crackers.

smart city

Dentro del sector de las finanzas encontramos casos de filtración de datos. Hay casos de phishing que puedan impactar en una gran cantidad de personas, hace poco el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) avisaba de un fraude a través de una plataforma que replica la pasarela de pago de Netflix. Es por esto que frente a los datos bancarios los equipos deben estar bien protegidos y los ciudadanos al corriente de las técnicas más comunes. Los e-goverments deben brindar información no solo a las empresas; como ya lo hace INCIBE, si no que a los ciudadanos también.