La información convierte al sector turístico en un sector mucho más competitivo. La necesidad de mejorar la oferta y la distribución hace necesario el uso de plataformas y herramientas TIC para poner en manos de empresas y ciudadanos los datos que les permitan crean productos y servicios mejor adaptados a la realidad actual.

smart city

Conseguir los datos del pasado de forma inmediata y tenerlos accesibles a tiempo real, gracias a sistemas basados en Online Analytics Processing (OLAP) permite tomar decisiones y actuar de una forma más flexible frente a nuevas situaciones. Cuando entendemos las variables que afectan a un visitante podemos predecir su comportamiento y una gran parte de los lugares en los que será consumidor de distintos productos y servicios.

Dentro del Business Intelligence encontramos la disciplina de la Business Analytics, esta modalidad nos permite responder a los por qué ocurren ciertas cosas y no simplemente exponer lo que ha ocurrido. Viene muy en línea con encontrar los problemas raíz gracias a ir respondiendo distintas preguntas, las respuestas que se generan están sustentadas por datos objetivos.

Frente a nosotros encontramos un modelo, el de la Business Analytics que nos permite entender a nuestros visitantes y ofrecer ventajas competitivas frente a otros destinos.

  • Etapa 1. Creando la estrategia. La responsabilidad de definir planes de actuación recae en los puestos altos de la empresas, dependiendo mucho de los departamentos a los que se encuentra dirigida la estrategia. Algunos de los elementos que tendremos que desarrollar son la misión, visión, valores, los Key Performance Indicators (KPIs) y un Plan de Acción para conseguir llegar a estas métricas. Gigantes del sector turístico han creado Cuadros de Mando Integral (CMIs) para darle practicidad a estos elementos antes comentados. Se pasa del concepto a la ejecución.
  • Etapa 2. Operativa. Para alcanzar las métricas descritas en la estrategia se hace necesario mejorar los distintos procesos que existen dentro de las empresas, es en esta parte que las herramientas de Business Analytics juegan un papel principal. Gracias a la información que brindan podemos tomar decisiones acertadas. Hay un gran número de empresas turísticas que compiten en la excelencia de los procesos del servicio, principalmente grandes cadenas centradas en clientes de renta media. A cambio serán menos competitivos en otros aspectos como la Atención al Cliente (AT) o en el número de productos nuevos en su cartera.
  • Etapa 3. Información y analítica. Para poder entender la experiencia turística de los visitantes y la importancia de nuestro negocio dentro de la cadena de valor. Gracias a la accesibilidad que tenemos de los datos podemos explicar lo qué ocurre y adelantarnos al futuro.
  • Etapa 4. Extract, Transform and Load (ETL). En este punto encontramos muchos datos inconexos sin ordenar, recogidos por ejemplo a través de una plataforma app. Es labor de los especialistas encontrar las conexiones que permitan transformar datos simples en información útil para el sector turístico, esa es una grandes líneas de actuación de Sandwatch Studio. También es necesario utilizar fuentes secundarias para combinarlas con estos datos y poder generar una historia al rededor de los visitantes que acuden a ciertas zonas.
  • Etapa 5. Plataformas TIC. Los datos adquiridos y tratados en la etapa anterior permiten el desarrollo de herramientas y aplicaciones útiles para cualquier sector, especialmente aquellos del sector terciario que siguen sin conocer de forma objetiva el recorrido de sus clientes antes y después de la compra de servicios y productos. Para dar soporte operativo a los negocios se utilizan plataformas como los ERP (Enterprise Resources Planning) o los Customer Relantionship Management (CRM).

 

 

 

smart city

Que una empresa turística se encuentre comunicando su oferta y propuesta de valor de forma efectiva significa que está realizando las 5 etapas de forma correcta. La información, como ya hemos comentado en otras publicaciones, fluye aguas-abajo. Es decir, desde los niveles bajos y técnicos a las jerarquías altas donde se toman las decisiones.