Las ciudades inteligentes conllevan nuevos desafíos para este siglo, es necesario construir bases de datos de información pública desde la paticipación, la confianza y la colaboración de los ciudadanos y las empresas en la gestión municipal.

smart city

Una ciudad que considere que su gobierno es abierto digitalmente (e-goverment). Llevará un control de las iniciativas pero también pone el foco en que los ciudadanos participen en el diseño de la inteligencia que ordenará la ciudad. Como ya hemos comentado en otras publicaciones es importante que la información sea accesible (open data) para que pueda ser reutilizada. Una información que será en gran medida sin derechos de autor, ni patentes ni otros mecanismos de control.

De esta forma los ciudadanos comprenderán las funciones de las administraciones públicas y así poder mejorar la manera en la que prestan los servicios. Centrarse en mejorar la vida de la ciudadanía comienza en la colaboración a través del uso de las tecnologías abiertas.

La democratización de los datos permite a los stakeholders del gobierno (empresas, medios de comunicación, universidades, escuelas y otros entes) desarrollar plataformas digitales y otras herramienta que generan impacto en la sociedad. En la mayoría de los casos serán soluciones de código abierto (open-source).

Sandwatch Studio viene trabajando en distintos proyectos para brindar servicios de colaboración, y ya lo hemos implantando en varias zonas de forma exitosa. Gracias a nuestras herramientas podemos recoger, agrupar y reutilizar información adquirida.

La importancia de los gobiernos centrados en al apertura digital

Algunas de las calves que hemos encontrado en esta forma de gestionar los municipios y otras zonas Smart son las siguientes:

  • Mejora de los niveles de innovación y diversificación del PIB en distintos sectores. Evitamos los monocultivos turísticos tan propios de algunas zonas de España.
  • Cercanía entre funcionarios y políticos
  • Reducciones de costes en cuanto a competencias y mayor creación de valor.
  • Optimización de los servicios públicos.
  • Participación elevada de las empresas, habitantes y entes públicos.

Solo mediante la colaboración entre los distintos stakeholders que encontramos en las ciudades inteligentes podemos llegar a tener mejores soluciones. Es por eso que los e-goverments y las Smart regions deberían seguir algunas de estas pautas:

  • Tener plataformas web / app con información abierta
  • Fomentar la participación de los funcionarios y empleados públicos. Así como de los políticos
  • Brindar transparencia a toda la gestión pública
  • Crear unos gobiernos basados en el e-goverment y open data
  • Promover el uso de la información pública para crear herramientas útiles para toda la ciudad