Dentro de la mejora de un municipio o un lugar encontramos algunos aspectos que deben tener en cuenta, ya que solo de esta forma se puede realmente digitalizar y generar oportunidades en el ámbito de las Smart cities.

smart city

  • Integración social. Las diferencias en las ciudades hace necesaria la implementación de soluciones accesibles a todos los tipos de rentas. Por ejemplo la generación de smartphones en los barrios de baja renta suele ser anterior a la de la generación en las zonas más elitistas. Normalmente los proyectos de Smart cities se engloban en planes de acción largoplacistas y en áreas maduras como puede ser la movilidad del transporte púbico o el mantenimiento de jardines. Es importante centrarse en herramientas de rápido impacto y que sean innovadoras.
  • Agentes influyentes. Para los proyectos se hace necesario contar con personal que tenga una influencia y liderazgo en cada una de las ciudades. De esta forma las iniciativas son respaldadas de forma pública a una velocidad mayor, ya que un referente (partner) colabora con la implantación.
  • Crear comunidad. Solo con una comunidad de visitntes y ciudadanos que participa activamente en las herramientas de la Smart city logramos que las iniciativas estén acertadas. Si es el usuario el centro de atención la información será de abajo y de arriba, no al contrario como hemos encontrado en grandes planes de actuación de otras ciudades. La creación de proyectos que se apliquen a distintos municipios y ciudades requiero de personas responsables de dar coherencia a todos los servicios y productos. Es recomendable que exista una oficina que ponga en contacto a las distintas partes interesadas. Un ejemplo lo encontramos en Smart City VyP (Valladolid y Palencia) o en SmartCAT (Cataluña).
  • Participación. La cocreación y el desarrollo en común son aspectos que deben cumplirse para que los proyectos realmente respondan a problemas de los usarios finales. Hemos encontrado casos de proyectos que no han llegado a encajar porque su enfoque era a empresas cuando debería haber sido a particulares, por ejemplo.
  • Pensamiento local. Cada una de las iniciativas responde a un contexto y realidades propias de la ciudad. Es por esto que la investigación de mercado y el uso de fuentes primarias y secundarias se hace completamente necesaria. Aplicaciones de aparcamiento como puede ser ApparkB no son necesarias en barrios en los que el estacionamiento es gratuito, por lo que el marketing de esta app no debería enfocarse en estos barrios.
  • Laboratorios urbanos. Cada uno de los proyectos pasa por una fase piloto o en algunos casos de prototipaje, es necesario que existan espacios y organismos para poder testear los productos y servicios. Además el apoyo de estos laboratorios debería ser transversal y con un enfoque internacional.
  • Conocimiento local. Gracias al conocimiento de los datos y el urbanismo podemos obtener información de las futuras y actuales necesidades humanas. Y crear productos y servicios para Smart cities teniendo en cuenta la sostenibilidad.
  • Open data. La facilidad de acceso a datos, estadísticas e informes sobre una ciudad permite a las empresas y emprendendores desarrollar iniciativas eficaces. Democratizando la información pública y la privada relevante podremos crear un entorno inteligente y sostenible en el medio plazo.

 

Estas son algunas de las claves que utilizamos cuando integramos la soluciones, puedes visitar el apartado PROYECTOS para ver lo que estamos haciendo para distintos clientes privados y públicos. Esperamos que esta guía os se a de utilidad para plantear un flujograma de actuación cuando queráis proponer algún proyecto basado en Smart cities.