¿Quieres abrir una tienda online con un presupuesto mínimo y sin necesidad de tener que gastar casi toda tu inversión en comprar stock? Entonces, tu alternativa perfecta es el dropshipping.

¿Qué es el dropshipping? ¿Cuáles son sus ventajas? ¿Por qué está tan de moda hoy en día?

Te respondemos a todas estas preguntas en este artículo para que puedas lanzarte a crear tu propia tienda de dropshipping.

Definición de Dropshipping: qué es

El Dropshipping es un modelo de e-commerce de venta al por menor en el que el mayorista se encarga de realizar todos los envíos de mercancía el minorista tan solo se encarga de conseguir nuevos pedidos y dar atención al cliente .

En resumen, si montas una tienda de Dropshipping, tú tan solo tendrás que conseguir generar ventas, ya que el producto y su envío lo llevará a cabo tu proveedor.

Si tienes una tienda online, o quieres tenerla, ya conocerás los retos que supone el almacenaje, envío o devoluciones. Muchas veces esa parte se lleva tanto de nuestro tiempo que nos impide poner el foco en vender y hacer crecer el negocio.

Este modelo te permite despreocuparte de esa parte logística para centrar tus esfuerzos en la venta.

Por ejemplo, hoy en día está de moda conseguir proveedores de China y enviar los productos a través de una tienda online situada en España que cubre la garantía de estos productos.

Aunque no necesariamente tiene que ser un producto de Asia, podrías hacer droppshipping con una tienda física de tu barrio.

La clave está en que el vendedor nunca tiene el producto en sus manos, pero es el encargado de gestionar el pedido y atender al cliente en caso de que haya algún problema.

Esquema del negocio

Si en una venta normal hay dos actores principales, comprador y vendedor, aquí entra un tercero, el dropshipper o proveedor.

Vamos a ver cómo se definen en este modelo:

  • Comprador: nada cambia para él, en principio. Lo único que puede notar es si el embalaje en el que recibe el producto no se corresponde con el de la tienda donde ha comprado.
  • Vendedor: cierra la venta en su web, cobra y se encarga de soporte y posventa. No toca el producto.
  • Dropshipper: recibe el encargo del vendedor y envía al comprador. Luego factura al vendedor.

En este esquema aparentemente sencillo hay muchos detalles que pulir para que la relación fluya.

Vamos a ver qué pros y contras tiene este modelo.

Ventajas del Dropshipping

Hay cuatro ventajas indiscutibles de este modelo de negocio y todas están relacionadas con el stock y la cantidad de inversión necesaria.

¿Quieres saber cuáles son?

1. Inversión limitada

El riesgo que tiene crear una tienda online desde cero es mucho menor con el dropshipping que con una tienda online tradicional.

Al menor coste que de por sí tienen los negocios online frente a los físicos, con este modelo, aún puede tener una entrada menor.

La inversión que debes de financiar se limita a la creación de la tienda, estrategia de comunicación y diferentes elementos que quieras utilizar para generar más ventas.

No hay gastos de inventario, no hay gastos de almacén ni tampoco de envío. Tampoco hay mermas, ni productos desfasados, ni ningún tipo de riesgo de almacenaje (inundaciones o deteriores de cualquier tipo).

Tan solo debes preocuparte de vender, vender y vender.

2. Stock ilimitado

Mientras que la inversión es ilimitada, el stock es “infinito”.

Tu proveedor, siempre y cuando sea fiable y de un tamaño considerable, siempre estará preparado para responder a tus envíos sea cual sea la magnitud de estos.

Las tiendas tradicionales tienen que afrontar:

Tú podrás elegir qué productos ofertar independientemente del stock y no tendrás que estar “forzando” ventas de los que se quedan abandonados en el almacén.

Si te interesa descubrir más opciones similares lee nuestro artículo sobre cómo vender sin stock.

3. Escalabilidad

Imagina que tienes una tienda online de camisetas que creas tú mismo.

¿Cuál es la escalabilidad de tu proyecto? ¿Serías capaz de responder a un pedido de 50 camisetas mañana y hacer que llegara a tu cliente en 3 días?

Lo más probable es que la respuesta sea no. Sin embargo, con el Dropshipping tu e-commerce puede crecer a cualquier ritmo. No importa que un cliente pida un producto o 20, el proveedor casi siempre estará preparado para enviar el pedido y cumplir con los plazos.

Aquí es más importante la selección de un buen dropshipper.

Es una pata clave de tu negocio y debes poder confiar al 100% en que no te dejará tirado, porque es la credibilidad de tu marca la que está en juego.

Para ayudarte a elegir hemos creado una guía para encontrar los mejores proveedores y cómo negociar con ellos.

4. Potenciar tus fortalezas

Cuando estás empezando es normal sentirse abrumado, son demasiadas cosas a tener en cuenta.

Una manera de no saltar al vacío al principio es empezar con dropshipping. Si eres bueno en la parte comercial, trato con clientes, captación, etc, podrás centrarte en tus fortalezas.

Quitando la parte logística de tus preocupaciones podrás poner en el foco en el core de tu negocio, vender.

Del resto se encarga el dropshipper.

Elegir una buena pareja de baila es importante, pero no es el único reto al que te enfrentarás. Aquí van algunos más.

Desventajas del dropshipping

No todo va a ser bueno en este modelo de negocio, ¿no?

A pesar de que esté de moda y de que las ventajas sean bastante atractivas, hay varios puntos negativos a considerar antes de crear tu propia tienda de dropshipping.

Esto es lo que debes tener en cuenta.

1. Menor margen de beneficio

Con el dropshipping el margen de beneficio es muy inferior al que podrías tener si tú controlaras todo el proceso de venta.

El margen suele estar entre el 5% y el 25%, dependiendo del tipo de producto y del proveedor que hayas conseguido.

Es lógico que esto ocurra, ya que mientras que cuando tú creas el producto tú eres el que fija el precio y el margen de beneficio que quieres conseguir, cuando haces dropshipping dependes del margen que el proveedor quiera proporcionarte.

Ten en cuenta también que para productos más caros el porcentaje será menor, y viceversa.  

Tu capacidad de negociación y lo “visible” que sea tu e-commerce también será factores importantes. Luego veremos qué estrategias para empezar pueden ser más interesantes en cada caso.

2. Falta de proveedores

Hay ciertos tipos de productos para los cuales te va a ser casi imposible encontrar un proveedor fiable.

Si quieres innovar y vender algo que no es demasiado común o popular lo más probable es que tengas que buscar un proveedor pequeño, con lo que las ventajas del Dropshipping se reducen, o intentar vender tu propio producto y abandonar la idea del Dropshipping.

Esta limitación tiene otras consecuencias.

La escasez de proveedores en determinados productos hará que tu tienda comparta dropshipper con otras muchas como la tuya.

Eso te va a obligar a ser muy muy creativo para diferenciarte, lo que a su vez también es un inconveniente. Vamos a verlo.

3. Falta de diferenciación

Cuando creas tu propia tienda y tus propios productos vendes una marca y algo “único”.

En el dropshipping estás vendiendo un producto que otras 10 o 20 tiendas pueden estar vendiendo  De único solo vas a tener el nombre de tu tienda y poco más.

Deberás pensar en estrategias de diferenciación. Tu tienda debe tener un plus que haga que el usuario se decante por ti:

También puedes competir por volumen de ventas para generar un beneficio que merezca la pena, ya que no podrás vender productos exclusivos que otras tiendas no tienen.

Tu éxito dependerá de lo bueno que seas atrayendo tráfico hacia tu tienda y convirtiéndolo en ventas, y para ello debes aportar un valor único.

Posts relacionados:

Pasos para crear un negocio de dropshipping

La aproximación que vamos a seguir para analizar las mejores maneras de empezar va en dos caminos diferentes:

  • Detectar-Analizar-Negociar-Crear.
  • Detectar-Analizar-Crear-Posicionar-Negociar.

En ambas estrategias, como en todos los negocios, lo primero es detectar la idea y analizarla. 

No vamos a pararnos en esa parte ahora, pero sí luego veremos unas guías maestras para decidir si un nicho es bueno para dropshipping.

1. Negociar primero y crear después

Esta estrategia consiste en que, una vez detectada la oportunidad, y antes de crear la tienda, negocias con diferentes proveedores para atar esa parte primero.

La ventaja principal de esta manera de proceder es que sabes de antemano qué margen te llevarás.

Con el acuerdo con el dropshipper en la mano deberás analizar el resto de factores importantes:

  • Volumen de búsquedas: cuántas personas buscan sobre esa temática cada mes.
  • Análisis de la competencia: ¿tienen autoridad? ¿son páginas bien trabajadas?
  • Análisis de tendencias: un producto puede tener mucha demanda ahora pero estar en declive.
  • Posibilidades de rankear: aquí tocaría hacer un análisis de la página de resultados, además de los competidores.

Ya con el escenario global y las posibilidades analizadas te lanzas a la creación de la web y posterior estrategia de lanzamiento y visibilidad.

2. Crear primero y negociar después

Este camino puede parecer más arriesgado, pero a largo plazo es más rentable.

La idea es detectar un nicho, crear contenido para posicionarlo por las palabras clave principales, para después buscar proveedores.

El fuerte de esta estrategia es que a la hora de negociar condiciones tienes la sartén por el mango.

Imagínate, por ejemplo, que consigues posicionar una web sobre cinturones de cuero.

Si cuando la gente busca “comprar cinturones de cuero”, “mejores cinturones de piel”, etc, tu página está bien rankeada, te será más fácil conseguir un buen dropshipper para esos cinturones.

Estar arriba en Google te sitúa en una posición de ventaja para negociar con el proveedor, ya vas con algo que ofrecer.

Si intentas negociar con un proveedor con las manos vacías es posible que te diga: “Vale, enséñame tráfico y hablamos”.

Recuerda que de esta estrategia y alguna más hablamos en el post sobre proveedores para dropshipping.

El dropshipping con una tienda de afiliados

Quiero que tengas claras las diferencias entre una tienda de afiliación y un dropshipping porque, siguiendo la segunda estrategia, va a servir para monetizar desde el primer momento.

En esencia se parecen, porque con los dos se vende sin stock, pero en afiliación tú ni te encargas de cerrar la venta. Tú trabajo consiste en referir al usuario a la web de un tercero que se encarga de hacer el checkout y enviar.

Es un escalón menos de responsabilidad y, por tanto, la comisión es menor que en dropshipping.

Mientras creas contenido y consigues posicionarlo ya metes enlaces de afiliado. Una vez que tu sitio tenga autoridad cambias el modelo de afiliación a dropshipping.

Esta manera de hacerlo te permite monetizar las visitas desde el primer momento.

8 consejos para empezar

Aquí van algunos tips que debes tener en cuenta:

  1. Selecciona bien el nicho: el análisis previo es crucial. Una mala elección de nicho te hará perder un tiempo muy valioso. Analizar muchos te dará esa agilidad necesaria para saber descartar y no dejes que te ciegue el brillo del dinero rápido. Eso no existe sin esfuerzo.
  2. Entrena tus habilidades de negociación: de tu capacidad para sacar una mejor comisión dependerán tus ingresos durante mucho tiempo. Y sí, es entrenable.
  3. Decide la plataforma a usar en función de las necesidades: valora qué software utilizar; ¿un CMS? ¿Vas a necesitar un desarrollo a medida? No mates moscas a cañonazos.
  4. Analiza las posibilidades SEO del proyecto: en estos negocios con comisiones bajas, si basas la captación de tráfico en medios de pago es casi imposible que te salgan las cuentas. La mayoría de proyectos de dropshipping viven del SEO (analiza las keywords principales y cómo de fuerte es la competencia). Este artículo sobre SEO para tiendas online te servirá.
  5. Crea contenido: monta un blog, un canal de Youtube o lo que mejor se te dé, pero exprime el potencial del marketing de contenidos.
  6. Sé claro y no te pilles los dedos con los envíos: que el envío salga bien no depende de ti. No prometas algo que no sabes si se podrá cumplir. Ofrece una imagen mucho más positiva prometer un plazo largo y acortarlo, que pillarse los dedos y no poder atender el pedido a tiempo por exceso de optimismo.
  7. Cuidado con las condiciones: te encontrarás con empresas que para suministrar te exijan un fee mensual o comprar tú los productos por adelantado. Revisa las condiciones y deja el acuerdo firmado por escrito.
  8. Cuidado con el packaging: si el que envía no respeta tu identidad en el packaging el comprador puede sorprenderse. Si haces memoria seguro que has comprado algo por Internet y la caja no se correspondía con la web original. No es demasiado importante al principio.

Y como tip final, algo que ya hemos comentado varias veces.

Sé creativo en tus fichas de producto, en este modelo es más importante todavía.

¿Es recomendable aventurarse a hacer dropshipping?

Vamos a terminar con un resumen y una valoración general para ayudarte todo lo posible.

Ten presente que no hay magia.

Cualquier tipo de tienda online requerirá tiempo y esfuerzo. Lo positivo de este modelo es que te ahorras una parte muy importante como es la gestión de stock, envío…

Piénsalo como si fuese delegar ese trozo de tu negocio.

Si eres bueno en la parte comercial, atraer tráfico, optimizar la conversión… el dropshipping es una buena manera de aprovechar tus puntos fuertes.

Sin embargo, si por muy bien que se te dé la venta, te metes en un sector con demasiada competencia, será difícil que ese barco llegue a buen puerto.

Es difícil encontrar océanos azules con baja competencia y márgenes altos, pero merece la pena invertir tiempo en buscarlos.

Si de lo contrario te aventuras a un océano rojo plagado de competidores, el dropshipping no te permitirá la flexibilidad necesaria para diferenciarte.

Ahora que sabes todo sobre el Dropshipping, ¿qué vas a hacer? ¿Vas a crear tu propia tienda online u optarás por crear una tienda de Dropshipping?